Día de la Paz

Historia del día de la paz.

La historia de Louis Hola, me llamo Louis Y tengo 16 años. Cuando tenía 11 años en mi país había guerra. No podía ni ir al cole Y tenía mucho miedo de que a mi familia o a mi nos pasara algo. Somos una familia pobre y no teníamos dinero para ir a otro país. Somos tres hermanos, tengo una hermana mayor y unhermanito recién nacido. Él está muy asustado porque no sabe lo que está pasando, y no reconoce esos ruidos tan fuertes Y a tanta gente en la calle. Yo no quería perder a mi familia, entonces busqué trabajo para conseguir algo de dinero, ya que un señor llamado Daniel, creo que se llamaba así, ofrecía ir en una patera a otro lugar. Al cabo de unas semanas, gané un poc~ de dinero y mis padres y mis tres hermanos fuimos a coger la patera. Habían miles de personas allí, pero yo intenté colarme por toda esa gente para conseguir sitio para mí y para mi familia. Por fin ví la patera, y la cara de Daniel y mis ojos se iluminaron, me puse detrás de una familia a esperar mi turno. Pasaron diez minutos y todavía seguía en la cola y después de un rato, me dí cuenta de que la patera estaba casi llena y que no estaba bien en la cola y decidí colarme. Llegó el momento, yo estaba muy nervioso, Daniel me dijo que le diese el dinero para poder montar,:aos, me toqué los bolsillos y no lo encontraba … me puse muy muy nervioso porque Daniel me metía prisa, ya que había gente esperando. Por fin lo encontré y se lo di, pero me dijo que eso solo daba para tres personas y éramos cinco. Me puse a llorar a cántaros al igual que el resto de mi familia, y mis padres dijeron que nos montáramos solo mis hermanos y yo pero me negué, y le dije a mi madre que se monte ella, pero también se negó. Daniel metiéndonos prisa para que nos decidiéramos, pero sabía que mi madre era muy cabezota y no me iba a dejar allí así que me subí con mi hermana y mi hermanito. Se me partió el corazón al ver a mi madre y a mi padre quedándose allí. Pasaron tres semanas y seguíamos en medio del mar sin ver nada de costa o barcos que nos pudieran ayudar. Mi hermanito pequeño no paraba de llorar porque tenía mucha hambre y una familia que tenía al lado nos dejó algo de comida y una manta para él, le dimos de comer y le envolvimos en la manta. Consiguió dormirse. Pasó un mes y por fin vimos la costa, los que quedábamos allí nos pusimos muy contentos. Después de unas horas llegamos a la costa, pero había policía por allí y le dije a mi hermana que nos echásemos a correr. Yo con mi hermanito en brazos empecé a correr y yo pensaba que mi hermana iba detrás de mí, pero cuando me aleje de allí me di la vuelta para celebrar con mi hermana que llegamos y que íbamos a cambiar de vida, que teníamos una oportunidad, pero cuando me di la vuelta … Ya no estaba.

Yo me vine abaJo y no sabía seguir luchando, pero pensé en lo que me dijo mi madre antes de partir.

-Sé fuerte, va a ser muy duro y no todo será bueno … Pero si llegas aprovéchalo.

Reflexioné Y seguí, soy un niño muy fuerte y sé que puedo hacerlo.

No sabía ni donde estaba, le pedí ayuda a una mujer, esa mujer me cambió la vida, y gracias a ella ahora soy la persona que soy ahora, ella me ayudó a mi hermanito y a mí, nos dejó vivir en su casa, nos dio educación y alimento, pero sobre todo cariño Y fuerzas para seguir adelante.

Hoy en día tengo 16 años y estoy escribiendo esto para que las personas se den cuenta de que gente que no ha hecho nada, no se merece sufrir tanto por dinero. El dinero es un trozo de papel que al fin y al cabo, dependes de él para vivir, pero no entiendo que por un trozo de papel la gente sufra tanto, hasta muera por ello.

Ojalá haya paz e igualdad en todo el mundo, solo pido eso.

Alejandra (1ºESO)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *