El Amor

El amor es ese ser que respira felicidad, deseo y complicidad por sus grandes y rosados pulmones. El amor queriendo o sin querer tiene la condena de contagiar la más potente y fuerte de todas las plagas, esa sensación que nosotros humildemente llamamos “amor”, mientras que él se refiere a ella como “ser yo mismo”. La sensación, pesadilla de muchos cobardes que no se atreven a experimentarla por falta de valor o porque simplemente su aura no es tan blanca como se imaginan. El amor desde la euforia hasta el sosiego, desde la más dulces alegrías y placeres de mis amores hasta la más sincera amistad, él es único que puede reventar el telón de amargura, envidia y violencia que nos pone la soga en el cuello. Me imagino que os estaréis preguntado qué ¿cómo llegó a ser quien es hoy en día?, muy fácil. Simplemente escogió entre tener el cuello de un cisne o el de un cuco, ¿cuál creéis que fue su elección?

Alfred Pichlhofer Jiménez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *