Reflexión tras una clase de historia

El lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki sigue teniendo un gran impacto en la sociedad actual. La Segunda Guerra Mundial ha abierto muchos interrogantes, por ejemplo, ¿por qué si los aliados se consideraban defensores y garantes de la paz dejaron a Hitler campar a sus anchas? Si tan en contra estaban del genocidio ¿por qué se aliaron con la URSS si Stalin era uno de los mayores genocidas de la historia?

La cuestión que nos trae aquí es Hiroshima y Nagasaki, no solo ha sido una catástrofe humanitaria sino moral, los japoneses tenían claras intenciones de rendirse ya antes de que lanzaran la primera. Solo lo hicieron para mostrar a los rusos sus juguetes nuevos, después van de defensores de la libertad cuando en el siglo XX llenaron toda Sudamérica de dictadores porque les daba miedo el comunismo, mejor tener a un Hitler que a un Che Guevara.

Con esto la historia demuestra que no hay buenos ni malos, solo países que se mueven por intereses y que en muchos casos el fin justifica los medios. A veces los pensamientos y reflexiones filosóficas sobre la moral y la solidaridad parecen solo lejanas utopías. Ojalá que esto no se repita ya que ahora todos quieren ser potencias nucleares como E.E.U.U. y Rusia.

Alfred Pichlhofer Jiménez (1ºBachiller)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *