Reflexiones de 1° de Bachillerato

Personalidad

Hoy en día la sociedad está manipulada por las redes sociales, los influencers, los youtubers, los famosos, etc. Nos dejamos influenciar tanto que cada vez hay menos personas con identidad propia. Muy frecuentemente tomamos decisiones por elección de los demás. A veces, no sabemos muy bien nuestros gustos o preferencias y por ello nos dejamos influenciar. Desde pequeños nuestros padres nos enseñan y aprendemos de ellos, a veces nos copiamos de ellos, pero con el tiempo vamos construyendo nuestra personalidad. Cada persona es diferente y muy pocas veces ocurre que dos personas piensen lo mismo siempre. Somos libres de pensar y tomar decisiones, pero tenemos que hacerlo siempre de acuerdo a nuestros valores. Nosotros somos responsables de nuestras decisiones y acciones. Para poder construir tu propia identidad debes buscar tus propios gustos y guiarte por ellos. Cada persona tiene su propia personalidad, dependiendo de las experiencias que ha vivido o la educación que ha recibido, si copias de los demás, jamás tendrás tu propia identidad. La personalidad y la identidad no se adquieren se construyen. El entorno en el que vive una persona sea la familia, los amigos o los profesores estimulan nuestra personalidad, pero no la determinan. La libertad es esencial para poder tomar tus decisiones. Si no eres libre, es muy difícil que pienses y actúes por ti mismo ya que tienes muchas limitaciones. Necesitamos libertad para poder ser creativos, tener imaginación y encontrar nuestro talento.

Sara Meili

Nuestra identidad

Difícilmente podemos saber cómo hemos llegado a ser cómo somos, qué es lo que nos hace cambiar, y de qué modo nos cambia cada suceso que experimentamos en la vida.

Cada momento de tu vida es importante, no existen momentos vacíos, por cada uno de ellos nuestra identidad se va orientando en un sentido u otro, aunque no lo parezcan, todos igual de correctos. Se podría decir que la identidad es una brújula que te marca el camino y a veces cambia, nunca sabrás a dónde puede llevarte, pero la mejor decisión es seguirla.

Todo te hace cambiar, pero no con la misma intensidad, en general hay tres factores que te hacen cambiar con más fuerza: la familia, la amistad, y las relaciones de pareja. En el caso de la familia, más concretamente en los padres te influyen de varias maneras, intentando inculcarte pensamientos que ellos consideran correctos o simplemente aprendes cosas de ellos por haberlos visto. En el primer caso puede resultar contraproducente intentar adoctrinar a alguien, debido a que todo el mundo tiene derecho a pensar por sí mismo por lo que se puede causar un conflicto.

En el caso de la amistad y su entorno, no te sientes obligado a hacer nada, pero la presión social crea unas ideas en tu interior que antes no estaban.

Y por último el caso del amor, compartir la vida con otra persona de manera tan estrecha resulta difícil. En algunos casos, tu mente colapsa porque el sendero del amor contradice de todas formas al racional. Volviendo al caso de la brújula, aquí la brújula estaría dando vueltas sin parar y da una sensación de total confusión, lo que te deja parado en la carretera sin saber qué rumbo tomar. La mayor de las desesperaciones de una persona, no saber qué decisión tomar ya que sabemos que somos las decisiones que tomamos.

Eduardo Etopa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *