Siempre es un valor la creatividad.

Draga este sentimiento lisonjero
del fondo de mi pecho, derramada
del ademán de un beso sin destino,
la sangre en puerto de alma consolada
que acercarse a ti sientes, audazmente, en esa dócil sala abandonada
donde la neblina me ciega y miente, aun con supuestos cayendo en bandada
Mas no hay posibilidad de rendirse si en mi perdura el fuego degollado y no le convenzo para extinguirse
ni al mostrar golpes, a este mal hallado en verano, que se atreve a reírse
de mi, por los labios no haber sellado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *